miércoles, 26 de agosto de 2009

El pueblo de Gubbio

Hace unos cuantos años....algo asi como la friolera de 9 años...tuve la inmensa suerte de descubrir el precioso y bellísimo pueblo de Gubbio. Fue una visita rápida de una mañana que me dejó con ganas de más, al extremo que dos meses después volvi de nuevo con más tiempo para disfrutar de un lugar tan encantador como su gente, una de las más acogedoras y hospitalarias que he conocido nunca.

El pueblo, al igual que muchos de los lugares de Umbria, se caracteriza por unas cuestas y subidas tan empinadas que después de unos días en Gubbio es facil sentir porque los lugareños tienen unas piernas tan fornidas y endurecidas. Pasear por la localidad durante todo el día es un verdadero "tour de force" que se ve compensando por las maravillosas vistas del espléndido paisaje Umbro que se disfruta de una de las más altas terrazas de la ciudad. Un encantador mirador en el que uno dejaría pasar las horas gozando de la fantástica brisa y de las tonalidades de verde que salpican los paisajes de la región.

Aunque no este bien decirlo confieso que tanto yo como los amigos que me acompañaban optamos por el comodisimo ascensor que facilita el acceso a la cumbre del pueblo y que en cuestión de pocos segundos te ubica en lo más alto de lugar.

Además de este sugestivo mirador Gubbio también tiene una maravillosa y bella plaza central, "La Piazza del Consoli" en cuya terraza sirven sin lugar a dudas las mejores "bruschettas" de toda Umbria, y cuyo Palazzo dei Consoli es una preciosa construcción medieval que representa la mejor seña de identidad de la población.

Para quien este proyectando una escapada a Umbria no habría que descartar bajo ningún concepto incluir Gubbio en el itinerario, tanto por sus bellas y empinadas callejuelas, por sus antiguas iglesias, por su Palazzo Ducale y Palazzo dei Consoli, el antiguo Teatatro Romano....asi como por su espléndida y deliciosa gastronomía.

Durante mi estancia una de las cosas que más me divirtieron fue saber que el otrora "star" del cine de los años 70 Terence Hill había escogido la región para vivir y que era protagonista de una de las series de TV que más éxito tuvieron en Italia durante los años 90. Tras una vida de tiros (en la ficción) y pistolas Terence Hill se convirtió en Don Matteo un cura metido a investigador privado cuyas aventuras y desventuras tenían lugar en las calles de Gubbio. Para el pueblo significó a nivel turístico convertirse en un punto de peregrinaje entre todos aquellos que querían ver "in situ" los escenarios en los que se rodaba esta serie, y además muchos de sus habitantes se vanagloriaban de haber participado en esta producción que, calidad televisiva al margen, fue sin lugar a dudas un inigualable reclamo turistico de la localidad.

A mi regreso a España tuve ocasión de seguir a través de RAI I las aventuras y desventuras del curita Don Matteo y la verdad es que como postal de Gubbio creo que es la mejor campaña que podian haber imaginado nunca, ya que es imposible no dejarse llevar por la belleza de los escenarios en los que se recreaban robos, asesinatos, secuestros...que semana tras semana eran resueltos sin dilación por el buen Terence-Matteo.

Si algún dia pasais por Gubbio ya vereis como la gente del lugar recuerda con cariño uno de los episodios televisivos que ha marcado la historia de la localidad. En cualquier caso y aún sin Terence Hill paseando por alli Gubbio es toda una experiencia, además desde la plaza de la parte baja del pueblo parten los autobuses que llevan a Perugia recorriendo unas carreteras paisajisticas que son todo un regalo para la vista,

Esperando que esta información os sea de ayuda en la preparación de vuestro viaje por Umbria me despido hasta la próxima!

Puedes acceder tambien al sgiuente enlace para conocer mas sobre Gubbio

Beatriz